Una reseña sobre la Agroecología

Los sistemas menos dependientes de insumos externos, más biodiversos, mas acordes con las realidades locales, con las condiciones ecológicas especificas de cada ecosistema y sistemas culturales de la gente que los manejan, y que atienden a otras dimensiones de la sostenibilidad, solo pueden ser construidos a partir de otro enfoque paradigmático, capaz de dar cabida a una propuesta innovadora de desarrollo rural y agricultura que sea capaz de atender a los preceptos de la soberanía y seguridad alimentaria.

En esta perspectiva la actividad agrícola necesita proteger y conservar los recursos naturales, así como producir alimentos sanos, libres de contaminantes químicos y accesibles a toda la población. Además, la agricultura para ser sustentable y acorde a los conceptos de seguridad y soberanía alimentaria no puede ser causante del éxodo rural, y no puede ser responsable por la contaminación del aire, del suelo y del agua. Tampoco puede ser generadora de externalidades que afecten negativamente a la salud. Por lo tanto, caminar en el sentido de la construcción de estilos de agricultura de base ecológica es parte del imperativo socio ambiental de nuestra época.

La Agroecología, es una de las orientaciones que participan en la construcción de un desarrollo rural sostenible, desde el pensamiento alternativo, y se genera como una respuesta al reto de buscar un desarrollo sustentable. La Agroecología surge en Latinoamérica como una respuesta para encarar la crisis ecológica y los problemas sociales y medioambientales generados por ella, a partir del manejo sostenible de los recursos naturales y el acceso igualitario a ellos. La Agroecología es la aplicación de los principios y conceptos ecológicos al diseño y manejo de sistemas de agricultura sustentable. La Agroecología recupera, desde los Estudios Campesinos, la importancia del conocimiento local, de las pautas culturales presentes en las comunidades y la lógica campesina, así como la noción de coevolución socio ambiental presente en los agro ecosistemas.

Asimismo, tiene como parte de sus raíces, las ciencias agrícolas, los planteamientos de los movimientos ambientalistas y, por supuesto, la ecología y la economía ecológica. En un sentido amplio, la Agroecología tiene una dimensión integral en la que las variables sociales ocupan un papel muy relevante ya que aunque parta de la dimensión técnica antes apuntada, y su primer nivel de análisis sea la finca o el agro ecosistema; desde ella, se pretende entender las múltiples formas de dependencia que el funcionamiento actual de la política y de la economía genera sobre los agricultores. El resto de los niveles de análisis de la Agroecología consideran como central la matriz comunitaria en que se inserta el agricultor; es decir la matriz sociocultural que dota de una praxis intelectual y política a su identidad local y a su red de relaciones sociales. Aparece así la Agroecología como desarrollo sustentable; es decir, la utilización de experiencias productivas de agricultura ecológica, para elaborar propuestas de acción social colectiva que desvelen la lógica depredadora del modelo productivo agroindustrial hegemónico, para sustituirlo por otro que apunte hacia una agricultura socialmente más justa, económicamente viable y, ecológicamente apropiada. Por estas y otras razones objetivas, es fundamental que tratemos de impulsar un proceso amplio de transición agroecológica, basado en los principios de la Agroecología, de modo a fortalecer y ampliar las experiencias en curso en Latinoamérica buscando el paso de los modelos insostenibles hacia modelos mas acordes a los ideales de soberanía y seguridad alimentaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *